miércoles, 9 de febrero de 2011

Los ejercicios resultan beneficiosos para la salud intestina


El estreñimiento puede ser causa de miles de consecuencias, como estados de ánimo alterados, llevar una vida sedentaria, la mala alimentació, Por eso se recomienda si padeces este tipo de dolencia que hagas unos ejercicios específicos diariamente, así ayudarás al intestino a moverse adecuadamente y a solucionar tu problema de estreñimiento. Estos ejercicios también valen para conseguir un vientre plano, no sólo para combatir el estreñimiento. Dicho esto, vamos a ver cuáles son los ejercicios acorde
Es recomendable que practiques deportes en los que se ejercitan los músculos abdominales, como la gimnasia, el aeróbic, correr, ir en bici o la natación. Pero si no puedes practicarlos o bien por falta de tiempo o bien por algún problema físico te recomendamos estos sencillos ejercicios.
Abdominales: Los abdominales son indispensables, si eres de los que tienen el vientre hinchado significa que tu musculatura en esa zona puede que esté débil y hay que reforzarla para conseguir un vientre plano y saludable con muchos abdominales (dos veces por semana).
Actividad aeróbica: Ir en bici o andar rápido pueden ser unas de las actividades aeróbicas que más fácil sean de practicar, e incluso en tu día a día puedes llegar a conseguirlo, por ejemplo, evita las escaleras mecánicas del metro y sube por las normales, y si puedes, anda de la estación de tren a tu casa y no cojas autobús. Esto elimina la grasa acumulada en el vientre si se practica cuatro días por semana.
Ejercicios:
Sube la pelvis: Túmbate boca arriba con las piernas flexionadas, apoya los riñones en el suelo. Eleva sin brusquedad la pelvis hacia el techo (sin despegar los glúteos del suelo) y vuelve a la postura natural despacio. Repite este movimiento 16 veces y con calma.
Balancea tus piernas: Partiendo con la misma posición anterior, coloca los pies en punta con los dedos tocando el suelo, balancea la cadera llevando las piernas hacia arriba y al subir las piernas empuja las rodillas hacia el pecho y así harás más presión sobre tu vientre. Mantén esta postura varios segundos y vuelve a la posición de partida. 10 veces será suficiente.
Pies al cielo: Estirada boca arriba, eleva las piernas como si quisieras tocar el techo con los pies. Tus piernas deben formas un ángulo de 90 grados con el tronco. Mantén esta postura 20 segundos y repítela 3 o 4 veces. Hay que tener cuidado con esta postura si sufres de algún dolor de espalda o lesión, ya que puede intensificar el dolor en esas zonas.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada